4.4. Comprimir imágenes

Figura 3.21. Imagen de ejemplo para guardar en JPEG

Imagen de ejemplo para guardar en JPEG

Si tiene imágenes que ocupan un espacio grande en el disco, puede reducir ese espacio incluso sin cambiar las dimensiones de la imagen. La mejor compresión de imagen se consigue usando el formato JPG, pero incluso si la imagen ya está en este formato, generalmente puede hacer que ocupe menos espacio, ya que el formato JPEG tiene un esquema de compresión adaptativo que permite guardar variando los niveles de compresión. El inconveniente es que, cuanto menos espacio ocupe la imagen, más detalle de la imagen original pierde. También debería tener en cuenta que al guardar repetidamente en el formato JPEG se provoca más y más degradación en la imagen.

Para guardar una imagen como archivo JPEG, use ArchivoGuardar como para abrir el diálogo Guardar como.

Figura 3.22. El diálogo Guardar como

El diálogo Guardar como

El diálogo se abre con el nombre del archivo escrito en la caja del nombre. Si la imagen no es JPEG, elimine la extensión existente y escriba JPEG en su lugar y GIMP determinará el tipo de archivo a partir de la extensión del archivo. Use la lista de extensiones de archivo, con un círculo en la imagen anterior, para ver los tipos soportados por GIMP. Las extensiones soportadas cambian dependiendo de las bibliotecas instaladas. Si GIMP muestra un aviso o si JPEG está en gris en el menú extensiones, debería cancelar todo y seguir la Sección 4.7, “Cambiar el modo”. Una vez hecho esto, pulse Guardar. Esto abre el diálogo Guardar como JPEG que contiene el control de calidad.

El diálogo Guardar como JPEG usa los valores predeterminados para reducir el tamaño manteniendo una buena calidad visual; es lo más seguro y rápido.

Figura 3.23. El diálogo Guardar como JPEG con una calidad baja.

El diálogo Guardar como JPEG con una calidad baja.

Reduzca la Calidad de la imagen para hacerla incluso más pequeña. La calidad reducida degrada la imagen, así que asegúrese de marcar Mostrar la vista previa en la ventana de la imagen para medir visualmente la degradación. Como se muestra en la imagen anterior, una Calidad ajustada a 10 produce una imagen de calidad muy baja que usa poco espacio en el disco. La siguiente imagen muestra una imagen más razonable. Una calidad de 75 produce una imagen razonable usando mucho menos espacio en el disco, que se cargará más rápido en una página web. Aunque la imagen se degrada algo, es aceptable para la finalidad propuesta.

Figura 3.24. Diálogo para guardar la imagen como JPEG

Diálogo para guardar la imagen como JPEG

Para finalizar, aquí hay una comparación de la misma imagen con varios grados de compresión:

Figura 3.25. Ejemplo para un JPEG con mucha compresión

Ejemplo para un JPEG con mucha compresión

Calidad: 10; Tamaño: 3.4 Kilobytes

Ejemplo para un JPEG con mucha compresión

Calidad: 40; Tamaño: 9.3 Kilobytes


Figura 3.26. Ejemplo para un JPEG con una compresión moderada

Ejemplo para un JPEG con una compresión moderada

Calidad: 70; Tamaño: 15.2 Kilobytes

Ejemplo para un JPEG con una compresión moderada

Calidad: 100; Tamaño: 72.6 Kilobytes